El 2020 es un año que fue marcado por la pandemia global, pero un problema diferente afectó a las cadenas de suministro, una escasez de contenedores. Este particular problema no afecta solo a la industria de la logística, impacta también a los productores, distribuidores e incluso al retail. Conforme los precios de los fletes aumentan y el mundo regresa a cuarentena, la situación no parece que terminará pronto.

El COVID 19 ha forzado a muchos países a restringir sus actividades debido a la pandemia; esto ha reducido el personal en los puertos, limitado el movimiento de carga y detenido cientos de contenedores en puerto; Como resultado y  para limitar pérdidas las navieras tomaron la decisión de reducir sus flotas.

Las operaciones alrededor del mundo han sufrido por ello y en especial el mercado de Asia. China fue el primer país afectado por la pandemia y tomó medidas tempranas para reducir su impacto; debido a ello el país reactivó su industria y retomó actividades de exportación. La reactivación económica incrementó la escasez de contenedores conforme China comenzó a exportar volúmenes cada vez más grandes al resto del mundo.

Uno de los motivos es la recolección de contenedores vacíos, en lugares como Norteamérica esta ha sido particularmente lenta debido a dos factores: falta de capital humano y falta de medios.

Actualmente los expertos no predicen un fin cercano a esta situación, pero esperan que la llegada de la vacuna y con ella la reactivación económica ayude a ello.

¿Cómo te afecta la escasez de contenedores?

En el último cuarto del año varios países comenzaron a experimentar una recuperación económica, lo cual ocasionó un aumento en la demanda de productos básicos. Los periodos festivos a su vez ocasionaron un segundo aumento en la demanda ya no solamente por artículos de primera necesidad sino también lujos y regalos.

Para lidiar con la suspensión de actividades, muchas compañías trasladaron sus producciones a China y esto ocasionó un inflación en las exportaciones. Como consecuencia el país comenzó a reservar los contenedores para los embarques con la mayor ganancia, siendo estos los que se dirigen a Europa y E.U.A.

Con cada vez menos contenedores y barcos disponibles los fletes marítimos han tenido un aumento exponencial, esto significa que un flete que solía costar cientos de dólares ha aumentado a miles. Este incremento a los costos ha ocasionado una guerra de precios entre las navieras.

Los operadores logísticos han estado haciendo uso de sus conexiones y alianzas para conseguir las mejores tarifas para sus clientes; lamentablemente esto también ha ocasionado que los clientes contacten a múltiples empresas, lo cual ha ocasionado bookings duplicados. En respuesta a esta situación las navieras han endurecido su recolección de tarifas de cancelación y son más propensas a rechazar un booking.

En todo el mundo, la falta de personal ha ocasionado que los puertos se congestionen, lo cual implica retrasos masivos para las embarcaciones, colocando un mayor peso en una oferta, ya reducida, de barcos.

Por ahora, la solución más viable ha venido en la forma de rutas alternativas. R.H. Shipping ha trabajado para asegurar nuevos y seguros canales de distribución, que evitan las zonas más congestionadas y protegen tu cadena de suministros. Contacta con uno de nuestros ejecutivos y obtén la mejor asesoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *